6/18/2007

Un retropost de terror infantil

Si, chicos y chicas radiantes de felicidad: Chucky no fue mi primer terror de la infancia.

Todo comenzó hace años, hace casi millones de años, en una oscura tarde de invierno, a las 7:00 para ser más exactos. Un niño pequeño, una casa (su propio hogar) y una madre carente de la clásica barra de pan que en toda cena que se precie debe estar presente. Si, lo habeis adivinado: ese niño maldito, de como máximo 5 años de edad, era yo.

Mi madre no acostumbraba a dejarme solo: cualquier cosa podía pasar. Siempre ha sido una mujer inteligente. Pero esta vez era solo una barra de pan, estaba lloviendo y no era plan de que yo bajase en plena tempestad.

Así que esta mujer se encomendó a Dios y a la Virgen y huyó a por esa barra de pan, pensando que nada ocurriría en esos 5 minutos. Pero no contaba con su peor enemigo: la tele.

Yo era feliz en esos momentos de tensión, mientras mi madre huía. Era justo ese momento maldito de la tarde en que está atardeciendo, y que en cinco minutos todo se hará oscuridad total. Si, era en esos momentos en los que yo me encontraba viendo ese programa: la Bola de Cristal.

Me las prometía felices, parecía que lo más terrorífico que podía ver en esos momentos era la Bruja Avería, a la cual yo tenía idealizada. Pero en ese mismo instante fue cuando ese ser llamado Alaska decidió que era el momento más oportuno para poner un video maldito: Thriller, de Michael Jackson.

Yo comencé a ver el video, ingenuo de mi, y a pesar de que no me gustaba la música no cambié de canal porque en esos momentos no existía el mando a distancia y yo era demasiado lo peror para levantarme a cambiar de canal (a la 2, para más señas). Segundos después me daría cuenta del error que había cometido, pero para ese momento ya estaba paralizado de terror. Lo único que podía hacer era una especie de movimiento reptante ultralento por el cual poco a poco me iba tragando por los almohadones del tresillo, lugar donde todos sabemos que los zombies no pueden atacarte.

Para más inri, se había hecho de noche por minutos y nadie jamás en la historia (porque solo estaba yo en este mundo) había dado la luz.

Cuando mi madre regresó con esa barra de pan apocalíptica, debió de vivir una situación muy parecida a la de la madre de Poltergeist: una habitación a oscuras con la tele encendida y un hijo en paradero desconocido.

Por suerte, y gracias a que no vivimos en América, mi madre hizo una búsqueda a fondo y me encontró dentro de ese tresillo (y no dentro de la tele) donde estaba agazapado cual rollito de primavera.

No os digo más, así fue mi vida.

6 comentarios:

Ruvias Intelijentes dijo...

madredelamorermoso!!!!! que cague mas grande i mas indescriptivle, manque tu lo as echo mu bien i lo emos entendido todo!!!!

eso es mucho susto pa tan pequenya criatura. alaska a echo mucho danyo.

el pan, por lo menos, estava tierno??

vesis al chiquillo del tresiyo

SOMEZING dijo...

ay pobre mio! cuánto miedo debiste pasar! Si te sirve de consuelo, a mi me daba un miedo acojonante Ursula, la mala de la Sirenita. Claro, yo era miniwini y no me enteraba de nada pero te prometo que cuando mi madre me ponia el video y salia ella, tenia que pasarla súper rápido con el mando porque no lo soportaba de miedo!

Igrein dijo...

Jajaja!!! Que mona es Somezing. Me la he imaginado "miniwini". Le voy a enseñar esa palabra a mi peque. Fijo que le encanta.
A mi tmb me daba un cague espectacular el video de los zombis. Pero como siempre he sido masoca lo veía continuamente. Mis tíos se pensaron que me gustaba y me compraron la cinta.
El aullido del final hacía que me hiciera "cacotas" continuamente, pero la volvía a escuchar una y otra vez...
Ah! Por si no se nota... aun tengo miedo por las noches...
Besotes!!!

kykoche dijo...

jajaja, menudo miedo que debiste pasar! Yo todavía recuerdo el miedo que me daba un agujero que tenía detrás de mi cama (era la típica cama-armario)... no paraba de pensar en todos los monstruos que podían estar ahí abajo acechándome!

un abrazo

Carson dijo...

hola

carson, desde el anonimato dijo...

Muchach@s!

Se que vais a tardar un minuto en reprocharme que no publique, pero he de daros una mala noticia: blogger ha enloquecido y no me deja publicar jamás, conste que hay un post hecho y que no se publica.

He intentado poner comentarios con mi firma de identidad real, pero tampoco me deja (solo he podido en el blog de las ruvis, donde he montado un pollo)

¿Que deciros? Si no os fiais, como del caserio, os mando el último post por correo, porque está visto que esto va en serio ya que tampoco me deja publicar en mi quedrido Con Manga Ancha.

Cuando blogger me deje (lo odio) volveré a la carga.

Mientras tanto, saludos varios.