11/10/2005

Seres de autobus

Hola muchachos. Hoy he decidido que a esos 3 seres que leis lo que escribo os voy a contar mi experiencia humana en los viajes de autobús. Todo lo que cuento se refiere a lo que ocurre en los autobuses de la ciudad donde habito: Madrid. Además me caracterizo porque siempre me he visto obligado a coger los autobuses que más tardan del universo. Esto no es que lo diga yo sin datos fiables, lo digo con fidelidad hacia la realidad ya que veo pasar el resto de números por delante de mis narices varias veces hasta que pasa el mio. Esta situación crea un acúmulo de seres (humanos) en esa parada de autobús, y hoy voy a hablaros de algunos de ellos, con el fín de que me reporteis datos sobre lo que ocurre en vuestro lugar de origen o que contrasteis los mios.

LA ANCIANA VELOZ

Este ser suele ser mujer, pero es un dato sin contrastar, simplemente por la experiencia, aunque en ocasiones puede ser un hombre. Esta mujer, que generalmente supera los 60 años de vida tiene una única misión a cumplir en ese autobús: sentarse en un sitio. Para ello hará todo lo que este al alcance de su mano, pie o bastón.
Su plan diabólico comienza colocándose la primera en la parada, como la que no quiere la cosa. Sin embargo muchas veces el autobús no para exactamente donde está ella, con lo cual muchas personas entran antes que este ser. Para la anciana esto no es un problema: con una destreza que supera los límites de la realidad conseguirá ponerse de nuevo la primera, aunque para ello tenga que matar a cualquier ser.
Una vez sube al autobús y mientras está picando el metrobús (esto solo lo podeis ver si vosotros ya estais dentro del autobús) esta mujer comienza a otear el lugar, a mirar en todas direcciones y a mover la cabeza en busca de su don más preciado: un sitio. si habeis visto Jurassic Park puede que os recuerde a uno de sus personajes: el velocirraptor.


Image Hosted by ImageShack.us

La anciana común de autoibús otea su presa


En ese momento, cuando descubre el sitio, la mujer emprenderá una carrera contrareloj y venciendo todo tipo de leyes físicas conocidas para llegar hasta él.

EL HOMBRE MALDITO

Al igual que antes he dicho que la anciana veloz suele ser una mujer, en este caso el hombre maldito suele ser, como su propio nombre indica, un hombre. Es algo que escapa a mi razón, pero es así. Este hombre es una de esas personas que, como yo, ha estado esperando a que llegará el autobús desde el año 2. Pero al contrario del resto de viajeros, ese hombre entra y comienza a montarle un pollo al conductor. En un principio le apoyas y le das la razón, aunque sea mentalmente, pero cuando horas o años después ese ser sigue hablando en solitario o con otras personas que le dicen que si a todo porque se quieren suicidar, comienzas a cansarte. Este ser suele elegir la zona de la puerta del autobús para expresar sus sentimientos, de tal forama que no solo el conductor pueda disfrutar de su discurso.

LA PERSONA QUE HABLA A GRITOS POR EL MOVIL

En este caso no existe una frecuencia mayor en ninguno de los sexos: este ser puede ser cualquiera, e incluso en algunos casos la clásica niña bakala que habla con su amiga la Jeni. En los casos de bakala- girl puedes disfrutar de una graciosa conversación de lo que ha ocurrido hy en su insti entre ella y el Johny, pero en el resto de los casos simplemente escuchas una conversación lo más aburrida posible de un ser que grita sin parar. Sabes perfectamente que esas ondas sonoras están penetrando hasta tu cerebelo y causarán lesiones irreversibles, pero no puedes hacer nada. Este ser hará millones de amagos de colgar, pero que nadie se haga ilusiones: jamás lo hará. De hecho lo más frecuente es que cuando llegue su parada se le olvide dar al boton y le tenga que decir al conductor que pare mientras sigue hablando por ese movil que solo satan le pudo haber regalado.
En general la duda que surge con esta persona es para que necesita el movil si el ser con el que habla la oiría perfectamente sin nigún tipo de aparato.

MUCHACHOS DE INSTITUTO: VARIOS TAMAÑOS

Por este tipo de situación hemos pasado todos alguna vez, así que no es plan de aguarle la fiesta a estos seres. De hecho si te molestan mucho la vieja veloz o el hombre maldito se encargarán de ponerles en su sitio, generando en ocasiones una especie de guerra mundial a escala mini.
Estos seres son el resto de compañeros de instituto de la bakala gritona del apartado anterior, vease el Johny, la Jesi y otra serie de nombres más o menos normales, pero generalmente diminutivos (la Vane es un clásico básico)
Estos seres harán cuchipandi al fondo del autobús, donde generalmente organizarán una especie de juerga descontrolada preludio de lo que harán la noche del viernes o sábado. En ocasiones puede que se mofen de algún ser del autobús o retengan al más pardillo de sus amigos en contra de su voluntad durante varias paradas.

2 comentarios:

Miércoles Adams dijo...

Gracias a tu post he rememorado mi vida en Madrid, con aquellos viajes en autobus y en metro, que eran toda una aventura... me he puesto melancólica, perdona, voy a moquear un ratillo

SOMEZING dijo...

los autobuses de madrid son así? este fin de voy para allá, pero creo que iré sobretodo en metro. Madrid... allá vooooyyyyyy!!!!!!!!!